Desde ya. La música que compongo está exenta de los impuestos y cánones económicos que la SGAE reclama a la sociedad. Música de dominio público y/o con autoría. Las dos cosas a la vez. Perfectamente compatibles. Como toda la vida.

Debería cundir el ejemplo entre la gente dedicada a la música folk y la escena tradicional, que registra “versiones” o “arreglos”. Y algunos directamente los temas… Hace tiempo se demostró en los tribunales… Es injusto que la gente pague por su propia música, la que sus antepasados nos transmitieron, más allá de los conciertos y servicios directos. Esta es por lo tanto una decisión lógica. Para mi supone un gran día y un gran paso adelante.baja copia2