Quienes  saben como funciona esto de los escenarios y el mundillo de la música, no se cansan de decir lo mala que puede ser la “sobreexposición” en la tele. Yo llevo tiempo huyendo (literalmente) de muchos programas donde la calidad brilla por su ausencia. Todavía recuerdo hace unos años, cuando me llamaron de una productora para esos minutos musicales en las madrugadas en TVE. Me “invitaban” a desplazarme a Madrid, pero no pagaban ni una mínima dieta por desplazamiento. “Siempre ganarás algo con los derechos de la SGAE”, dijeron. Y claro, ya me conocéis. Dí las gracias y colgué el teléfono con suavidad…

En estos tiempos de internet, youtube, canales VEVO, difusión online y en streaming, la tele subsiste marginada de los nuevos avances en la producción, distribución y reproducción musical. Casi todos sus espacios son subcontratados, hechos de cualquier manera y a toda prisa, para un público concreto, de elevada edad, que apenas maneja otros formatos para escuchar y comprar música.

Hace unos días, Igor Paskual explicaba muy bien cómo la parrilla musical de este país podía dividirse en dos partes: una primera mitad con espacios de música que recuerdan los años de juventud, tipo “Cine de Barrio” (usando sus palabras: una especie de “Cuéntame” de la música). Y otra mitad hecha a base de concursos, tipo “La Voz”, “MasterChef”, etc. Espacios donde lo personal trasciende lo profesional, donde hay morbo, rivalidad y competición (que no música ni arte), programas donde uno gana mientras otros pierden, y donde los oscuros enchufes e intereses económicos prevalecen hasta el punto de asistir a tongos tan clamorosos como el que recientemente enterró nuestra reputación –si es que nos quedaba alguna–, en el último festival de Eurovisión. Porque aquí parece que hay corrupción en  todo, y seguimos tocando fondo (ya lo cantaba Paco Ibáñez), pero aquí nadie reacciona.

Pero mira por dónde. A veces las televisiones también emiten buenos programas, y ahí tenemos en Asturias una producción tan excelente como es Concierto contigo. Un espacio hecho por músicos, donde sólo hay música. Sin intermediarios. Ni siquiera un presentador. Nada. Sólo habla la música, y los grupos y artistas que tocan en círculo, mirándose, escuchándose, disfrutándose y haciendo disfrutar al público que les rodea. Un lujo de realización y en calidad HD, hecho con mimo por un equipazo audivisual que encabeza David Pando de Visual Studio, y Jorge Otero al sonido.

Siempre huyo de programas de baja calidad, y por eso acepté encantado grabar un concierto en su primera temporada. Ojalá cunda el ejemplo en la televisión pública de este país y aparezcan  espacios similares. Como aficionado a la música y como público, los considero necesarios. Como músico, los considero esenciales. Aunque los tenga que ver en podcast después de cada emisión, los domingos a las 22,45h en la Televisión Pública Asturiana.

Hace poco hablaba con un gran artista vasco de la situación audivisual española, y ambos teníamos la impresión de que, después de aquel gran programa que era Séptimo de Caballería, la música hoy sólo se reduce a enseñar pluma o, lo que es peor, a hacer descaradamente el indio.

Por eso los artistas necesitamos hacer muchos Conciertos contigo, con todos y cada uno de vosotros, en todas y cada una de las televisiones de este país.

Un momento de la grabación de “Concierto contigo”