Este recopilatorio es un homenaje al folk tradicional.  Un viaje por 35 canciones con directos, colaboraciones y temas inéditos grabados entre 2004-2014.

Escúchalo gratis AQUÍ o cómpralo y descárgalo en mi TIENDA

Portada de Memoria Folk 2004-2014

Decía Oscar Isaac, enfundado en la piel del entrañable perdedor Llewyn Davis en la película de los Coen: «Las canciones de folk nunca parecen nuevas y nunca se vuelven viejas». Y es verdad.

Por eso y mucho más cuando en el curso 2004-2005 acabé estudios superiores en el conservatorio, me encontré frente a dos caminos que se bifurcaban en el bosque. Cogí el menos transitado y eso marcó la diferencia. Tomé conciencia de mi lugar en el mundo y aposté por aquello que configuraba mi cultura, asturiana y española. La música folk a través de arpas, violines, rabeles, zanfonas, gaitas, flautas, mandolinas…

Esta «Memoria Folk» cumple una vieja regla de oro folkie: la tradición no son las cenizas que se adoran, sino el fuego que se transmite.

La década 2004-2014 fue muy fértil en conciertos y producción discográfica. En 2004 saqué mi primer álbum tradicional antes de emigrar a Castilla y León para licenciarme como etnomusicólogo. Luego vinieron más discos, campeonatos de asturianada, premios, giras y colaboraciones.

Fue Jordi Savall quien dijo que «si tenemos que basar el arte en su capacidad de venta y de éxito, haríamos todos la misma música y desapareceríamos culturalmente». Yo quería seguir las huellas de los antiguos, pero también encontrar lo que ellos buscaron. Y tuve suerte porque me profesionalicé y no paré de actuar no solo en Asturias, sino también por toda España, Francia, Bélgica, Inglaterra, Argentina, Suiza, Marruecos…

Fueron diez años viajando y cantando un repertorio común que nos conectaba con los que estuvieron aquí antes y con los que vendrían después.

Si algo hemos aprendido en esta dura pandemia mundial es que ya no volveremos al mismo tipo de vida que teníamos antes. Por eso era buen momento para hacer “Memoria Folk”. Buen momento para recordar grandes canciones tradicionales, muchas letras explícitas y unas infinitas ganas e ilusiones puestas en cada nota musical que toqué y canté en aquella década maravillosa.

Si miro atrás, mi carrera ya parece tan larga como intensa. Pero como decía Van Morrison: ¡es demasiado tarde para parar ahora!